Promesas del Santo Rosario

Todos los católicos debemos rezar el Santo Rosario y si es en familia mejor, familia que reza unida permanece unida. Dios nos protege cuando rezamos el Santo Rosario.

A mediados del Siglo XV la Virgen María se le presento al Beato dominico Alano de la Rope, quien escribió un libro “la dignidad del salterio de María”, en el cual relata como la Virgen le pide a Santo Domingo de Guzmán que propague el rezo del Santo Rosario, le revela que el Rosario es un arma poderosa para ganar almas. Rezando el Santo Rosario pedimos perdón de nuestros pecados, alabamos a la Virgen María Madre de Dios y ella intercede para nuestra salvación.

La Virgen María nos hace varias promesas si nosotros rezamos el Santo Rosario, la divulgación de este va a permitir que muchas almas se salven, es como un antídoto que cura, que sana que cicatriza, y purifica el alma para aquellas personas que lo recen con fe, con amor, veamos las promesas de la Virgen María.

1ª- Todos los que recen con mucha fe el Santo Rosario, recibirán beneficios cualesquiera que pidiera.

2ª- Prometo mi exclusiva protección y grandes favores a los que recen el Santo Rosario.

3ª- Auxiliare en todas sus necesidades los que divulguen mi Santo Rosario.

4ª- Todo aquel, con fe, devoción y veneración, rece el Santo Rosario, lo medite y lo internalice, no estará afligido ni humillado por la desgracia, se convertirá si es pecador y será perdonado si es justo, serán salvados y disfrutará la vida eterna.

5ª- Todo cuanto se reclame y se exija por medio del Santo Rosario, se obtendrá prontamente.

6ª- El Santo Rosario, será una salvaguarda muy fuerte ante el infierno, desbaratará los vicios, lo eximirá de pecados.

7ª- El Santo Rosario, hará nacer y crecer las virtudes, y hará que las almas consigan en abundancia misericordia divina, sustituirá en el corazón de los hombres el amor de Dios, el amor del mundo.

8ª- El alma que se me confía con el Santo Rosario, no perecerá.

9ª- Los cristianos que son fieles devotos del Santísimo Rosario, no morirán sin la gracia y protección divina.

10ª- Quiero que todos los que recen mi Santo Rosario, serán iluminados con el poder divino en la vida y en la muerte, la magnificencia de la gracia, serán bienaventurados y disfrutaran de la promesa de Salvación de Cristo para nosotros.

11ª- Quienes son devotos del Santo Rosario permanecerán menos tiempo en el purgatorio al pasar al estadio de la purificación del alma.

12ª- Los hijos amados de este Santo Rosario, disfrutaran de una manera especial de la gloria celestial.

13ª- Todo aquel que permanezca en la devoción del Santo Rosario será defendido por toda la corte del cielo.

14ª- Quienes rezan siempre el Santo Rosario son mis hijos amados por lo tanto, hermanos de Jesucristo, mi hijo primogénito.

15ª- La devoción del Santo Rosario, constituye una práctica cristiana que evidentemente le conducirá a la gloria eterna.

Es relevante destacar que las promesas de la Virgen María, nos brinda la oportunidad a todos los seres humanos se abrazar y gozar de la vida eterna, debemos llevar una vida recatada cumpliendo con los sagrados mandamientos, ser practicantes, llevar una vida en donde la humildad, la bondad, la caridad, el ayudar a los más necesitados, al enfermo, debe ser una constante en el tiempo que Dios y la Santísima Virgen nos de vida.

El Santo Rosario nos enseña a aumentar nuestra fe, a creer en Dios, en la Santísima Virgen, en todos los Santos, Ángeles, Arcángeles, en la iglesia católica. El Santo Rosario viene a ser la base fundamental del evangelio.