Misterios Luminosos – Las bodas de Caná

Anunciamos el segundo Misterio

Las bodas de Caná

«En aquellos días María se puso en camino y fue aprisa a la región montañosa,

a una ciudad de Judá;

entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Y sucedió que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María,

saltó de gozo el niño en su seno,

e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando a voz en grito,

dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno»» (Lc 1, 39-42)

«La «visitación» de María a Isabel se convirtió así en visita de Dios a su pueblo» (CIC, 717)

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

https://santo-rosario.info/wp-content/uploads/2019/04/padre-nuestro.mp3?_=1

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Progreso 29% – 18/62

Continuar ->

<- Anterior

Ir al Comienzo del Rosario


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?