Misterios Gozosos – El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén

Anunciamos el tercer Misterio

El nacimiento del Hijo de Dios en el portal de Belén

«Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo.

Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo Cirino gobernador de Siria.

Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad.

Subió también José desde Galilea,

de la ciudad de Nazaret, a Judea,

a la ciudad de David,

que se llama Belén,

por ser él de la casa y familia de David,

para empadronarse con María,

su esposa, que estaba encinta.

Y sucedió que, mientras ellos estaban allí,

se le cumplieron los días del alumbramiento,

y dio a luz a su hijo primogénito,

le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre,

porque no tenían sitio en el alojamiento» (Lc 2,1-7).

«Jesús nació en la humildad de un establo,

de una familia pobre (cf. Lc 2, 6-7);

unos sencillos pastores son los primeros testigos del acontecimiento.

En esta pobreza se manifiesta la gloria del cielo» (CIC, 525).

Ahora realizamos una breve pausa para la reflexión sobre el Misterio.

Proseguimos con un Padre Nuestro

Padre Nuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;

venga a nosotros tu reino;

hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día;

perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;

no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Amén.

Progreso 47% – 29/62

Continuar ->

<- Anterior

Ir al Comienzo del Rosario