Jaculatorias del Santo Rosario

Las Jaculatorias del Santo Rosario en el lenguaje cristiano, hace referencia a una oración o inspiración sencilla. Es decir, se caracteriza por su brevedad, pero sin perder en esencia lo que la ha motivado o se espera de ella. Es por ello, que se consideran como breves imploraciones a Dios.

Por su parte, la literatura le ha asignado elementos caracterizadores propios del sentido figurado. Que se utiliza la mayoría de las veces en los estribillos, versificaciones cortas o retoricas precisas para lanzar una petición al cielo.

Si bien es cierto, en cualquiera de sus acepciones el propósito es el mismo. Pedir alegóricamente a Dios a través de las jaculatorias todo lo que necesitamos de manera casi poética.

Hay quienes creen que las jaculatorias del Santo Rosario son inspiraciones divinas que permiten consagrar cada expresión a un fin específico. Ya que cumplen con los parámetros establecido para llegar rápidamente a Dios y exponer una necesidad.

Con las Jaculatorias del Santo Rosario obtengo más

Según testimonios de creyentes y asiduos a la oración, las Jaculatorias son más efectivas. Y es que, cuando se realizan oraciones extensas dentro del Santo Rosario, las peticiones en ellas, no son escuchadas por Dios. En cambio, cuando la expresión es corta y sentida, el ruego es atendido con diligencia.

Las jaculatorias del Santo Rosario representan la prueba más fehaciente de que nuestras plegarias son escuchadas por nuestro Padre celestial. Donde cada oración corta tiene una carga espiritual y emocional de un creyente que solicita y agradece tan solo con repetir frases cortas.

El Santo Rosario en una forma de rezar que se ha ido extendiendo por toda la tierra. Justamente, por representar en esencia los misterios relacionados con la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo. Estos incluyen todos los padecimientos sufridos en su entrega, para que sean perdonados nuestros pecados.

En este sentido, podemos realizar las jaculatorias al Santo Rosario cada vez que necesitemos ser escuchados por el creador para una intención necesaria.

Jaculatorias den Santo Rosario según los misterios

Habiendo conocido un poco sobre las jaculatorias y su importancia, ahora veamos cómo podemos incluirlas según los misterios del Santo Rosario. Destacando que todas las jaculatorias podemos realizarlas durante cualquier tiempo litúrgico.

Misterios Dolorosos

Los misterios Dolorosos se realizan los días martes y viernes, y en ellos se contempla la pasión y muerte de Jesús. Por lo tanto, las Jaculatorias para estos días son:

  • Por la Pasión y Muerte de Jesús, Señor Dios hazme humilde.
  • Jesús aquí estoy postrada a tu cruz. Mírame con tus ojos misericordiosos.
  • Ven señor Jesús y protégeme, Tú eres mi fortaleza.
  • ¡Oh! Jesús Líbrame del pecado.

Misterios Gozosos

En cuanto a los misterios Gozosos, se realiza los días lunes y sábados. Se refieren a la visita de María a Isabel, nacimiento de Jesús y la visita de Jesús en el Templo. Las Jaculatorias para este misterio en particular son:

  • Virgen María ayúdame como madre a guiar a mis hijos.
  • Virgen María cuida a mis hijos. Condúcelos por caminos de bien.
  • Madre de Dios se mi amparo. No me abandones.
  • Madre de Dios abre mis caminos. Llévame en tu regazo a donde tú decidas.

Misterios Luminosos

Para los misterios Luminosos el día propicio para ellos es el jueves. Nos lleva a recordar el bautizo de Jesús en el río Jordán y su transformación espiritual que lo llevaría al cielo. Las Jaculatorias son:

  • ¡Oh! amado Jesús transfórmame con el Bautismo.
  • Lléname de tu Espíritu y tus dones.
  • Ampárame y protégeme de todo peligro.
  • Jesús a la hora de mi muerte llévame al cielo.

Misterios Gloriosos

Finalmente, los misterios Gloriosos se rezan el domingo y miércoles. En ellos se contempla la Resurrección, la ascensión y la llegada del Espíritu Santo sobre la Virgen María, su elevación y coronación. Las Jaculatorias que podemos hacer son:

  • Ven a mi Espíritu Santo, entra en mí.
  • Por la coronación de la Virgen bendíceme Jesús.
  • Por la coronación de la Virgen pido para mí, humildad.
  • Madre de Dios y Madre mía a ti te imploro amor y paz.

¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?