Cuándo rezar el Rosario

Cuando procedemos a rezar el Rosario, lo debemos hacer en un momento de relajación, con mente despejada, con serenidad, con amor, mucha fe, entrega, y reflexión, para poder lograr llegar a esa conexión primeramente con la Santísima Virgen María y con Dios.

Al rezar el Rosario nos lleva a conocer la vida y muerte de Jesús de acuerdo al día que lo hagamos conoceremos los diferentes misterios, desde que María quedó encinta hasta la crucifixión y muerte de Jesús, los misterios luminosos, en fin, Jesús se inmolo por nosotros los pecadores, todo lo hizo por amor a los hombres para salvarnos del pecado, cumplió su misión y los designios de Dios, el Santo Rosario nos permite y nos ayuda a ver, a meditar la vida de Jesús a través de los ojos de María.

El acto de rezar el Rosario nos permite llegar a un grado de elevación espiritual de unión con Jesús, a un grado de meditación, de reflexión, de acercamiento divino a Dios, encontrarnos con nosotros mismo, reconocer nuestros errores, pedir perdón para reivindicarnos ante los ojos de Dios, agradecerle todo lo bueno que ha sido con nosotros y lo seguirá siéndolo, somos sus siervos, sus fieles creyentes.

El rezar el Rosario y analizarlo en conjunto con otras personas o solo, es bueno de esta manera se forma el verdadero cristiano, el que, con humildad, bondad, con amor, con fe, con sacrificio, con dignidad, vive su vida ayudando al prójimo en la medida de sus posibilidades, honrando a Jesús y a María su Santa Madre, venerándolo, agradeciéndole al Santísimo su infinita intervención para tener fortaleza para continuar por el camino del bien de la luz, de la claridad.

Si rezamos el Rosario y comulgamos con todo lo que en él se dice y tratamos de poner en práctica sus palabras, estamos en comunión constante con Dios, viviremos una vida llena de alegría y felicidad, porque nuestros corazones reciben el calor y la energía del amor a Dios, en María Madre de Dios y Madre nuestra, quien es nuestra protectora y salvadora.

Cuando estamos afligidas, desorientados, desubicado, en momentos difíciles el mejor antídoto para cambiar nuestra actitud es el Santo Rosario.

¿Cuándo rezar el Rosario?

Para rezar el Rosario no hay una hora específica, ni un sitio especial para llevar a cabo este acto tan hermoso, solo se requiere primeramente voluntad, buena disposición es un acto religioso que se debe hacer con mucho sentimiento y reflexionar en las palabras que se dicen, no se trata de decir frases, oraciones, sin un verdadero sentimiento de amor, de entrega a Dios, se trata de un acto de fe, de conexión con Dios.

Cuando rezamos el Rosario, meditamos, reflexionamos sobre la vida de Jesús y María a través de los diferentes misterios, así, por ejemplo: los misterios gozosos (lunes, sábado), los misterios dolorosos (martes y jueves), los misterios gloriosos (miércoles y domingos), misterios luminosos (jueves), de esta manera el Santo Rosario de acuerdo al día se reza el misterio que corresponda a ese día.

Como dijo el papa Pio XII “ El Rosario es el compendio de todo el Evangelio”, rezar el Rosario es una oportunidad que tenemos de sentir en la fe el amor a Dios, en María Santísima, sentir y ver los favores recibidos que se obtienen con el rezo del Santo Rosario, muchos han sentido y vivido el cambio radical de sus vidas y han visto el cambio a bien de sus vidas, debemos rezar el Rosario porque es a través de él podemos encontrar no solo la protección de Dios y la Virgen María , sino también la vida eterna.