Cantos apropiados para rezar el Santo Rosario

Cada oración es única en esencia y con ella rendimos tributo y honor a quien nos dirigimos. En ocasiones, las acompañamos con cantos acordes a la oración y es aquí en donde podremos nuestras atenciones. Hoy vamos a conocer los cantos apropiados para rezar el Santo rosario.

Tomaremos en cuenta el tiempo litúrgico y la importancia del mes de mayo, dado a que ha sido catalogado como el mes de la Virgen. Por otra parte, cuando rezamos el Santo Rosario debemos tener presente que es una extensión de la devoción que profesamos a la Virgen María.

Que en cada uno de sus misterios estamos contando la vida de Jesús, desde la anunciación. Pero también, cómo fue el proceso de pasión y muerte de nuestro señor. Por ello, escoger los cantos apropiados para rezar el Santo Rosario no es tarea fácil.

Estos cantos deben recoger en su esencia lo que cada misterio contempla y con la interpretación musical, dar mayor sentido sublime e intenso.

Cantos del Santo Rosario y el tiempo Litúrgico

Según el tiempo Litúrgico en el que nos encontremos, los cantos dentro del Santo Rosario cambian un poco en cuanto a su contenido. Por ello, debemos estar muy atentos en la orientación del tiempo litúrgico en el que nos encontramos. De ello dependerá el repertorio de los cantos y si son o no los apropiados.

Con el tiempo Litúrgico determinamos cuales son las solemnidades que se celebran dentro de la iglesia. Esto significa que si estamos en tiempo de Cuaresma no podemos entonar cantos que contengan Gloria o Aleluya. Porque son los días previos a la pasión y muerte de nuestro Señor.

Cantos para el Rosario en el mes de Mayo

El mes de mayo es un mes especial. No solo porque celebramos el mes de las madres, sino también, porque se rinde honor a nuestra Virgen María. Este mes está dirigido a diferentes Advocaciones. Entre las cuales destacan la Virgen de Fátima, la Virgen de la Coromoto, entre muchas otras.

Siendo así, es de suponer que para este mes, los cantos apropiados para rezar el Santo Rosario deben estar en torno a la Virgen. En otros términos deben ser cantos marianos.

Los cantos Marianos, deben guardar la esencia de lo que transmiten cada uno de los misterios que se contemplan en el día. No importan que sean Gloriosos, Gozosos, Dolorosos o Luminosos. Lo importante es que el ambiente de adoración y alabanza sean realmente únicos y celestiales.

Los cantos Marianos son muy especiales, porque con ellos vemos el reflejo del sentimiento y la devoción que María profesó a su Hijo.

Cantos apropiados para rezar el Santo Rosario

Entre los cantos apropiados para rezar el Santo Rosario podemos sugerirte:

La Fe de María. Este canto Mariano narra entre sus notas el momento en el que el Ángel anuncia a María que será la Madre del hijo de Dios. Este vendrá por obra del Espíritu Santo y sin más, aceptó el designio de Dios motivada por su fe.

El Diario de María. Este hermoso canto, narra entre sus estrofas algunos de los momentos de la vida de Jesús. Desde su niñez junto a su Madre y lo que ella sufrió en el momento de muerte.

Dios tu eres mi descanso. Este maravilloso canto, es una alabanza que se hace al Todopoderoso. Representa el momento en que Jesús crucificado se entrega a su Padre en su último aliento de vida.

Ven Señor Jesús. Este canto, se utiliza para entrar en una actitud de adoración antes de dar inicio al Rosario. Es una petición directa al Todopoderoso para que se haga presente entre quienes oraremos en torno al Santo Rosario. Señor aquí estoy, también es una excelente opción para este momento.

La fe de María

Que hubiese pasado
Si ella hubiese dicho que no
O ignorado o dilatado
El anuncio de tu ángel de amor.

En cambio creyó, en tu palabra
Y se hizo tu esclava
En un acto perfecto y de fe.

Y hoy, quiero ser como ella
Y amarte aunque duelan
Las espinas y el camino de la cruz

Dame la fe Señor (dame la fe Señor)
La fe de María
Para decirte sí
Un sí sin medidas.

Dame la fe Señor (dame la fe Señor)
La fe de María
Para renunciar a mí (renunciar a mí)
Y entregarte mi vida, mi vida.

El Diario de María

Te miro a los ojos
Y entre tanto llanto
Parece mentira
Que te hayan clavado.

Que seas el pequeño
Al que he acunado
Y que se dormía
Tan pronto en mis brazos
El que se reía
Al mirar el cielo
Y cuando rezaba
Se ponía serio.

Sobre este madero
Veo aquel pequeño
Que entre los doctores
Hablaba en el templo
Que cuando pregunté
Respondió con calma
Que de los asuntos
De Dios se encargaba.

Ese mismo niño
El que está en la cruz
El Rey de los hombres
Se llama Jesús.


¡Comparte!


¿Quién ha escrito este contenido?